Familia BLANDINO: Cuatro generaciones presentes en los momentos más difíciles

_MG_6650

14 diciembre, 2014 • Desde Adentro • Vistas: 370

_MG_6650

Que las fuertes raíces que esta generación habéis encontrado sirvan de estímulo a la generación presente para que sepan mantenerse en orgullo y dignidad.” Éxitos, Atala. Agosto 25,1979

Virginia, Jesús, María Fernanda y Fernando son el fruto de la tercera generación que fue liderada por su padre, Fernando Arredondo Blandino. Ellos entienden la importancia de este trabajo y siguen comprometido con la tradición familiar.

Cada uno tuvo la libertad de elegir su destino: Virginía Arredondo,  Presidenta Ejecutiva, es abogada, con maestría en negocios y en literatura; María Fernanda quien es la directora de servicios, estudió administración de empresas, cursó un  postgrado en  servicios funerarios y tiene una especialidad en embalsamamiento; Jesús y Fernando, el primero, director de negocios de la funeraria y el segundo, director de operaciones, también estudiaron administración de empresas y tienen maestría en el área.

El relevo generacional se fue dando gradualmente, su padre se encargó de ello. Desde pequeño les inmiscuía en el quehacer de su trabajo. A la hora en que le diagnosticaron un cáncer terminal, continuó instruyéndoles hasta el punto de decirles, en ese difícil momento: “Ahora me toca enseñarlos a morir”.

Don Fernando (tercera generación) falleció a los 64 años, un cáncer en el hígado, con metástasis  en gran parte del cuerpo, le dejó de repente con poco tiempo de vida.

Con esta cuarta generación llegó a la funeraria la modernización e institucionalización. El conocer cada vez más las necesidades de quienes demandan sus servicios, le llevó a abrirse a un sin números de posibilidades y a ofrecer una amplia gama de oportunidades, en las que  hoy día incursionan con gran éxito.

Como resultado, el que opta por el lugar para despedir a un ser querido, puede contar con música de su elección,  refrigerio, esquela mortuoria, pronto inauguraran un  tercer nivel, construyen además en la segunda planta de un área de descanso para la familia, donde la prensa tendría acceso, a fin de garantizar la dignidad y el respeto por los parientes.

Cuenta con una flotilla de vehículos estandarizada, se encargan de  la confección de recordatorios y dan seguimiento a las esquelas mortuorias desde los 9 días hasta el año.

Como parte de esta innovación, y dentro de sus programas de responsabilidad social, ofrecen al público en general charlas con temas específico, a cargo de especialistas como psicólogos y expertos en manejo de duelo.

Pero sus esfuerzos por ofrecer el mejor servicio en el área continúan. Recientemente Blandino y Parque Cementerio Puerta del Cielo anunciaron la unión de sus servicios, con el fin de ofrecer  en un solo paso todos los servicios del sector. Se trata de una unión sustentada por el primer y más moderno parque Cementerio de Santo Domingo y la reconocida calidad, experiencia y profesionalidad de los servicios ofrecidos por la Blandino desde su fundación hace 83 años.

Ambas empresas ofrecerán un servicio integrado permitiendo al interesado adquirir todos los servicios en uno para despedir a su ser querido. Esta unión reafirma el liderazgo en el mercado de la Familia Blandino y complementa su innovadora visión en los servicios que ofrecen al público.

Por igual, otro de los programas que desarrolla la Funeraria, desde 1994 es el apadrinamiento a una escuela en Sierra Prieta, Mancebo. Explican que la educación es parte esencial en los proyectos de responsabilidad social que desarrollan.

Otras de las visionarias acciones que ejecutan y que les asegura una constante innovación, es que como hermanos se rotaran la Presidencia con el fin de permitir el flujo de nuevas ideas. Aseguran que si alguno faltara, los demás sabrán que hacer respecto a  planificación estratégica, visión y planes a seguir.

Su permanencia y hermandad se debe a una lección que le dio su padre antes de morir.

 

PARTICULARIDADES DE LOS ARREDONDO

  • Consideran a su madre como el poder detrás del trono.
  • Se reúnen todos los jueves, le llaman la reunión semanal del gobierno corporativo, es una tradición que inició a raíz de que Don Fernando, todos los jueves, invitada a su esposa a cenar fuera de casa, allí al menos uno  o más de uno de los hijos llegaba con su pareja para hacerles compañía.
  • En la funeraria, siempre hay un Arredondo presente, hasta que se cierran las puertas, los 7 días de la semana
  • Nacieron en una familia de funerarios, sienten pasión por “Hacer más fácil el momento más difícil”
  • Viven intensamente, su trabajo les ha enseñado que en cualquier momento, llega la muerte
  • Todos disfrutan de un pasatiempo. A unos les gusta la velocidad, hay  quien gusta del arte fotográfico, a otros los deportes, bailar, bucear, correr.
  • Se sienten muy privilegiados de los amigos que ese servicio le ha permitido acuñar y atesorar.
  • Tienen la oportunidad servir en un momento que no se repite y para el que pocos se brindan.
  • Los abrazos más cálidos lo han recibido durante esos momentos, en señal de agradecimiento.
  • Poseen funerarias en Santiago, Herrera, Santo Domingo Oeste;  en la Abrahán Lincoln, Distrito Nacional; Avenida Sabana Larga, municipio Santo Domingo Este, así como capillas afiliadas en ciudades como La Vega y Moca.
  • Quienes oyen hablar de ellos, hasta que no les conocen por lo regular les rehúyen.
  • Las damas de la familia ya están acostumbras a algunos comentarios

EL ARCHIVO VIVIENTE QUE ADEMAS COMPONE Y CANTA.

Así le llaman “El archivo viviente o disco duro de la Blandio”. Se  trata de Agueda Blandino, tiene 83 años trabajando, los mismos que tiene la funeraria y sigue siendo la primera que a las 7 de la mañana abre las puertas al público. Inició como asistente de doña Atala Blandino.

Contrario a lo que se pueda interpretar es un alma alegre, canta y compone, sus creaciones han sido interpretadas por  Rafael Colon y era común escucharlas en el programa “Pídalo hoy y escúchelo mañana”.

Su vena artística se la atribuye a la tía Atala quien era propietaria del  salón de estudios Mozart. Era dueña además de la primera fábrica de discos y del primer estudio de grabación. Su negocio grabó los primeros discos de artistas como Johnny Ventura, Luchi Vicioso, Rafel Solano y otros.

“Hoy me siento bien acompañando a la cuarta generación porque es una familia larga. Son tesoneros y han sabido seguir los ideales de sus antecesores”.

PARTICULARIDADES DEL SERVICIO FUNERARIO:

El 95% de las familias que solicitan sus servicios no cuentan con un plan funerario

El servicio de cremación va en aumento en el país, ya no solo son extranjeros

No recomiendan cremar sin un velatorio previo, pueden aumentar los niveles de suicidio y depresión

Ofrecer un ritual diferente a lo acostumbrado como velar un cuerpo fuera del ataúd, aunque dicen estar preparados profesionalmente para ello, no está por ahora, dentro de sus planes.

Atienden un promedio de 325 familias al mes. El público demanda cada vez más, servicios personalizados.

Instalaron  sistemas de sonidos en todas las capillas para pedir, de favor, silencio. Las conversaciones en los velatorios muchas veces suben a decibeles que resultan incómodo para los familiares de los dolientes

Cuentan con 160 empleados quienes tienen la oportunidad de optar por un programa a través del cual, la Funeraria  solventa los gastos de estudios en cualquier área, siempre y cuando el empleado mantengan buen índice,

Al empleado se le solicita pararse derecho, en actitud de respeto, no pintarse las uñas.  Maquillaje discreto o muy escaso, podrá sonreír pero  no reírse, no hacer chistes

No es un servicio en el que se cuente con muchas solicitudes de empleo

UN CASO QUE NO HA PODIDO OLVIDAR:

Virginia Arredondo, presidenta ejecutiva de Funeria Blandino dice recordar con pesar la tragedia que le aconteció a una  pareja de extranjeros en su  luna de miel. El esposo se resbaló en la bañera y murió producto del golpe. Para el entonces ella era la encargada del departamento de servicios internacional y le correspondió el acompañamiento a la joven viuda. Asegura que jamás ha podido olvidar la expresión de dolor y desconsolación en aquel rostro.

Le ha impactado los constantes cuerpos que les llegaban desde Haití cuando el terremoto. Los velatorios que tuvieron lugar en la funeraria cuando cayó un avión lleno de alemanes que salió de Puerto Plata o cuando el accidente fatal de American Airlines, durante los atentados el 11 de septiembre. Blandino fue elegida como funeraria por las autoridades norteamericanas para ofrecer los  servicios funerarios a todas las familias dominicanas con víctimas.

Aún recuerda los vidrios rotos cuando el velatorio de Jacobo Magluta y el temor de que alguien saliera lastimado. La multitud rompió las puertas de entrada al lugar.

Conversando con la única mujer embalsamadora que ejerce en el país:

MARIA FERNANDA ARREDONDO

 

_MG_6501La familia Blandino cuenta con la única mujer embalsamadora que ejerce el oficio, se trata de María Fernanda Arredondo quien es además la encargada de servicios de la Funeraria. Para ellos la preparación del cuerpo a fin de que esté presentable a la familia, es de vital importancia, entendiendo que se será su último cuadro memorial.

Este proceso puede tomar de 4 a 8 horas. Todo dependerá del trabajo de reconstrucción o si se ha tenido una muerte violenta. Una vez embalsamado, el cuerpo puede durar una semana, en condiciones establecidas.

Este proceso conlleva trámites legales que deben ser acatados. El acta de defunción es imprescindible para determinar la causa del fallecimiento, lo que indicará el cuidado a tomar por parte de quienes realizan el trabajo y los líquidos a utilizar.

Explican que contrario a lo que se cree, si el cuerpo presenta rigormorti (endurecimiento) no rompen extremidades, este proceso puede revertirse con  la utilización de líquidos y cremas. Sostienen además que los órganos no son extraídos durante el proceso de embalsamamiento.

Si la persona falleció por complicaciones en el hígado se torna más difícil cambiar el tono amarillento de cobra la piel.

Si la muerte ha sido por una enfermedad contagiosa como el HIV o meningitis, toman medidas de seguridad para proteger al medio ambiente, al los empleado, y a las familias que va a estar en el velatorio.

Cuando se trata de un extranjero la embajada de su país envía especialistas y personal de la embajada en cuestión, a la funeraria y solo con su certificación y los sellos establecidos para esos fines, el cuerpo luego de embalsamado se envía a su país de origen.

En caso de enfermedades y descomposición siempre orientan a los familiares no hacer un velatorio con ataúd abierto.

Embalsamar un cuerpo incluye detalles quizás poco relevantes para muchos pero de gran importancia para los parientes del fallecido, a la hora del velaroio.

 

UN CASO QUE LE HA IMPACTADO

CREMACION

El proceso de cremación  dura de 5 a 6 horas y conlleva requisitos legales. Personal de la  funeraria procura en la oficialía la legalización del acta de defunción,  o en la embajada correspondiente, si se trata de un extranjero. En todo caso, por ley, se debe practicar autopsia.

En caso de cremación la familia debe firmar autorizando el proceso y este documento se entrega a la fiscalía para que quede constancia del consentimiento, esto debido a que luego de una cremación no será posible hacerle a los restos, estudios de ADN.

De haber  oposición, debe hacerse la prueba de ADN, lo que retardará el proceso unos tres días laborables.

EL EMBALSAMADOR DE LOS PRESIDENTES

Su nombre es Julio Suarez y lleva más de 20 años en el oficio. Se ha casado tres veces, tiene cuatro hijos y se dice un hombre de amistades pero de pocos amigos. Es escogidista y como jobbie le apasiona disfrutar de un juego de pelota. Para él su trabajo es un arte y como tal lo realiza, tomando en cuenta cada detalle y con el mayor cuidado. Tiene un personal que le acompaña, todos son hombre y su trabajo no tiene horario. Su meta es que quien solicite los servicios de la funeraria Blandino se lleve el mejor recuerdo de su pariente. En él y su personal recae también la responsabilidad de peinar y maquillar a cada difunto.

Tener que embalsamar el cuerpo de su propio jefe, a quien además consideraba su mejor amigo, fue uno de los momentos más difíciles que recuerda de su trabajo. Colocando su cabeza en señal de reflexión, afirma que lloró incansablemente cuando concluyó de embalsamar a Don Fernando Arredondo Blandino.

Los presidentes fallecidos y figuras políticas prominentes han sido embalsamados por él. Por igual importantes figuras del arte y el espectáculo. Considera lo que hace como una misión y asegura que si volviera a nacer, se ve ejerciendo este oficio. No le teme a la muerte, si le aterra tener que presenciar accidentes, por lo regular si se los encuentra a su paso, prefiere desviarse del camino, rehúye por igual visitar hospitales. Los momentos más difíciles es cuando le toca embalsamar cuerpos de niños.

Es sumamente cuidadoso de lo que dice y rehúsa ofrecer detalles de anécdotas que hayan ocurrido en el cuarto de embalsamamiento. Asegura que todo lo que allí sucede ahí se queda, tomando en cuenta que el salón en el que trabajan es considerado como sagrado y que solo los que forman parte de ese equipo tienen acceso a ese lugar.

Don Julio tiene una mirada fría y profunda, parece perdida como si estuviera escudriñando en puntos que uno no ve. Afirma que quien no tiene capacidad de entender el dolor del semejante no puede realizar ese trabajo. Se considera emocionalmente estable y asegura que recibe constantemente capacitación tanto en su área como en el plano emocional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *